Carratraca Málaga

Qué hacer en Carratraca
    Add a header to begin generating the table of contents

    A cinco kilómetros al sur de Ardales, y al que se llega por un desvío de la carretera de Málaga A357, se encuentra el pueblo de Carratraca, una vez famoso en toda Europa por su balneario de azufre, ahora ampliamente reformado como parte de un hotel de cinco estrellas.

    Balneario Carratraca

    Aunque los baños se remontan a los días de los griegos y los romanos, no fue hasta el siglo XIX cuando Carratraca se convirtió en uno de los principales balnearios de Europa, y un punto de encuentro de la aristocracia del continente.

    Durante su apogeo, el balneario atrajo a reyes, princesas y peces gordos de la literatura como Lord Byron, Alexandre Dumas y Rainer Maria Rilke. Los tres casinos, donde estos personajes sociales solían pasar el tiempo entre las zambullidas en las apestosas aguas sulfurosas que brotan de las rocas, han desaparecido hace mucho tiempo.

    Piscinas al aire libre

    Sin embargo, dos piscinas al aire libre del siglo XVIII maravillosamente elegantes (ahora acristaladas), rodeadas por columnas clásicas toscanas, han sobrevivido intactas y ahora forman la pieza central del reformado balneario.

    Qué ver en Carratraca

    Entre los otros lugares de interés de Carratraca se encuentra un Ayuntamiento al estilo de la Regencia, en las afueras del pueblo, que fue la residencia de Doña Trinidad Grund, una benefactora local que donó fondos para la excavación de la cueva cerca de Bobastro que lleva su nombre.

    Ella también proporcionó el respaldo para la curiosa plaza de toros cercana a Bobastro, tallada en roca sólida y escenario de la obra de la Pasión del pueblo durante la Semana Santa.

    Villa Padierna

    El palacio real construido en Carratraca por el tiránico rey Fernando VII a principios del siglo XIX para alojarse él y su comitiva mientras visitaba el balneario (aunque probablemente nunca lo utilizó) ha sido incorporado ahora a la lujosa Villa Padierna, c/Antonio Rioboó 9, un opulento complejo hotelero y balneario con su propio restaurante dietético.

    Casa Pepa

    Sin embargo, todavía puede utilizar el balneario sin alojarse en el hotel, y un remojo básico de quince minutos le costará unos 15 euros, aunque otros tratamientos (incluidos varios tipos de masaje) son mucho más caros.

    Justo al lado de los baños en el extremo opuesto de la escala de alojamiento, Casa Pepa también ofrece habitaciones básicas con y sin baño, además de comidas para los huéspedes.

    Dónde comer en Carratraca

    Entre los lugares para comer en este pueblo de Málaga y beber se encuentra la Venta El Trillo, en la carretera principal al entrar desde Ardales, con el Bar Venta Martillo y la Venta El Punto en las cercanías, que ofrecen menús decentes. Otra opción es la de acercarse al pueblo de Ardales a escaso minutos de distancia.

    Invalid Email

    ¿Conoces nuestra semana santa? Síguenos en Facebook

    Ir arriba